Make your own free website on Tripod.com
Pagina Principal

ENTREVISTA A JUSTO SÁNCHEZ, LAUJAR DE ANDARAX

El día 16 de marzo aproveché un viaje a la zona del Andarax para visitar a Justo Sánchez, agricultor ecológico de Laujar de Andarax y así poderle hacer una entrevista para nuestra sección de Piensa en Global Actúa en Local.
Justo Sánchez además de agricultor ecológico, tiene una bodega también ecológica, y no sólo eso, como es una persona que está apostando mucho por la reconversión a una agricultura más respetable con el medio ambiente desde todos los ámbitos, da charlas en universidades, ayunta-mientos, asociaciones, etc., ese día tenia una reunión y quien me recibió en su casa de una forma muy amable fue Carmen, su mujer, con ella estuve hablando un largo rato.
P. ¿Justo y tu sois de Laujar?
R. El es de Laujar, yo soy de Canjáyar.
P.¿Os habeis dedicado siempre a la agricultura ecológica?
R. No antes vivíamos en el Ejido y trabajábamos en un invernadero de nuestra propiedad allí.
P.¿ Porqué decidisteis volver?
R. Uf! Es un poco largo, pero te lo resumo. Vivíamos y trabajábamos en el invernadero, pero Justo sufrió dos intoxicaciones fumigando dentro del invernadero, por culpa de un producto que se llama «Laznate»(creo que ya está prohibido).
P. ¿Qué tipo de intoxicación: por inhalación, por ingestión...?
R. fue por vía cutánea. Sigo contándote...ya se había vuelto sensible al producto, incluso llegó a comprarse un traje especial con casco y todo, para fumigar dentro del invernadero, parecía un astronauta, pero aun así el producto le producía reacción.
Nuestro hijo pequeño tenía un poco de asma y por todo esto decidimos volver y probar en Laujar, al principio vivíamos en Laujar, pero continuábamos con el invernadero. Al ver que mi hijo estaba mucho mejor del asma, decidimos vender el invernadero y empezar aquí desde cero. Compramos una finca y seguimos haciendo agricultura, que era lo único que sabíamos hacer, pero ahora de una forma ecológica, no queríamos más productos químicos en nuestras vidas.
El comienzo fue duro, comenzamos a rodar y se nos ocurrió hacer una bodega ecológica, para lo que conseguimos una subvención del LIDER.
Cuando todo parecía ir bien, un vecino de finca decidió poner un invernadero, la pesadilla se repetía. Menos mal que desde el Ayuntamiento de Laujar comenzaron a moverse en contra de los invernaderos, Justo como concejal, además de la Alcaldesa y otras personas, convocaron reuniones con la asociación de vecinos, también vinieron de la COAG y organizaron charlas para concienciar de que aquello no era rentable, al menos en la Alpujarra.
Por fin, se organizó una manifestación y todo el pueblo salió a la calle para protestar en contra de la construcción de invernaderos en el Valle de Laujar. También se aprobó en el pleno del Ayuntamiento la prohibición de crear invernaderos en el municipio.
Aquello fue muy sonado, salió en varias revistas, en los periódicos...
Después de hablar largo rato con Carmen, Justo no llegaba, así que decidí volver a Cádiar. Por la noche llamé a Justo y le hice una entrevista por teléfono:
Justo: disculpa por haberme retrasado tanto, hoy tenía reunión en Almería, en la Diputación. Nos hemos reunido agricultores, empresarios, investigadores, etc., para hablar sobre la agricultura ecológica en Almería y su futuro.
P. ¿Porqué prohibir los invernaderos en la Alpujarra?
R. Un invernadero en la Alpujarra no es rentable, aquí sólo se podría plantar en los meses de Mayo, Junio, Julio, Agosto y Septiembre, esto no es rentable. Dentro de unos años, aquí arriba no existirán los invernaderos, cuando vengan dos cosechas buenas y cinco malas.
P. ¿Qué alternativa propones?
R. en la Alpujarra hay otra forma de vivir y no con invernaderos, yo cosecho en mi finca: aceitunas, almendras y uvas, sin pesticidas ni fertilizantes químicos, aquí tenemos un gran potencial y hay que aprovecharlo.
Cuando una finca está bien cuidada y tratada, es igual de rentable que una convencional, con su estiércol, etc., las enfermedades las traen los productos, las multinacionales.
Además, si las entradas a la Alpujarra están llenas de invernaderos no podemos apostar por un turismo de calidad, los invernaderos han invadido la costa, porqué moverlos de allí, nos cargaríamos nuestro gran potencial, el paisaje.
P. El problema que se plantea la mayoría de la gente es ¿dónde vender el producto ecológico?
R. La gente le tiene mucho miedo a eso, hay salidas para los productos ecológicos, el mercado europeo cada vez lo demanda más, pero el producto ecológico también se puede vender en el mercado convencional.
P. ¿Sabrías darme datos de rendimientos de agricultura ecológica y convencional?
R. No tengo datos estadísticos, pero sí conozco a amigos que han sacado mejores beneficios en un invernadero ecológico, que en uno convencional, el precio del producto no sufre tantos altibajos.
P. Por último Justo, ¿podrías contarme algo sobre la reunión de hoy en la Diputación de Almería?
R. En febrero hay una feria ecológica en Nuremberg, es la mayor feria de productos ecológicos de Europa se llama Biofach, a esta feria hemos asistido 20 personas de Almería relacionadas con la agricultura, para ver otras experiencias y poder trasladarlas aquí. En la reunión de hoy hemos hablado sobre esto y sobre cómo trabajar por la calidad en la agricultura de Almería, hemos hablado sobre invernaderos ecológicos, para que la gente salga de los venenos, esto puede ser una salida.

 


La Alpujarra bajo plástico. Cómo construir un invernadero ilegal. Kico Roldán


Llevo desde el año 1999 preocupado por el tema de los Invernaderos. En
colaboración con Ecologistas en Acción preparamos una denuncia ante el juzgado por los invernaderos de la Costa en marzo de 2001. En julio de ese año se presentó otra denuncia por los que estaban apareciendo en la Alpujarra, a la que se adjuntó un plano de localización de los de Ugíjar. La fiscalía desestimó estas denuncias al no apreciar responsabilidad penal, sin considerar la esponsabilidad civil o administrativa.
También se denunció la situación al Defensor del Pueblo Andaluz, que realizó un estudio muy interesante y emitió unas Recomendaciones a las distintas administraciones, a las que censuraba la falta de coordinación y control sobre los invernaderos. Ello motivó que se redactase una Ordenanza para que los Ayuntamientos que la aprobasen pudieran concederles licencia, pues hasta entonces ni siquiera la pedían.
Se realizaron un serie de reuniones en la zona, en donde contactamos con mucha gente preocupada.
Lo último que hemos hecho ha sido una serie de denuncias individualizadas de invernaderos que están en construcción, con la esperanza de conseguir detener algo. El primer paquete era de la zona de Albuñol y Castell, y han sido presentadas en cada una de la administraciones afectadas, que son básicamente: Ayuntamientos, CHS (Confederación Hidrográfica del Sur), Agricultura, Medio Ambiente y Urbanismo, además del Seprona.
Muchos os preguntais si los invernaderos pueden ser legales. Yo os aseguro que la mayoría, si no todos, son al menos clandestinos. Lo cierto es que, aunque parezca mentira, no existe ninguna ley o norma que los regule específicamente, excepto los reglamentos municipales que he mencionado. Pero están afectados directamente por una gran cantidad de normas legales, cada una de las cuales exige una serie de permisos de distintas administraticiones.
Finca de regadío: certificado de disponibilidad del agua.
Para empezar lo que necesitan es que la finca sea de regadío. Para ello se requiere un certificado de disponibilidad de agua que es emitido por una Comunidad de Regantes o por CHS. CASI NINGÚN INVERNADERO DISPONE DE ESE DERECHO LEGAL DE AGUA. Agricultura exige este documento para dar subvenciones.
Otra pregunta frecuente es si los invernaderos necesitan estudio de impacto ambiental, vistos los destrozos que ocasionan. El caso es que la Ley Medio Ambiental Andaluza cita literalmente las actividades afectadas por este trámite en su anexo I, y los invernaderos no aparecen. Por esto los de Medio Ambiente se han lavado las manos con este tema, y sólo han pedido algún Informe Ambiental (tramite menor del anexo II de la ley)cuando era un invernadero enorme. En el citado informe del Defensor del Pueblo se recomendaba incluir los invernaderos en la Ley, pero por ahora sigue igual.
Estudio de Impacto en pendientes superiores al 40%.
Lo que olvidan los de Medio Ambiente es que el famoso anexo I, punto 13, incluye los Caminos rurales y forestales de nuevo trazado en terrenos con pendientes superiores al 40% a lo largo del 20% o más del trazado. Este es el caso de la mayoría de pistas que se abren en la zona, para empezar un invernadero u otra cosa; pues estos caminos SI necesitan estudio de impacto ambiental, además de licencia municipal.
Normalmente los invernaderos afectan a cursos de agua, carreteras, caminos públicos o vias pecuarias. Dependen si están mas o menos cerca necesitan diferentes informes o permisos.
Si además el suelo está protegido ambientalmente, pues otros permisos o directamente están prohibidos. Por la zona alta de la Alpujarra existe Protección Cauteral por el Plan del Medio Físico de la Provincia. Tambien está protegido en este plan la zona de Torvizcon-Haza del Lino-Alcázar y la sierra de Lújar. Esta protección en otros enclaves como la vega de Albuñol, la de Motril y los acantilados de Castell no han impedido la proliferación de barbaridades. En todo caso es fundamental denunciar ante Urbanismo, Medio Ambiente y Seprona.
También necesitan otro permiso de Medio Ambiente si el terreno es forestal, y es forestal si es superior a 5 has. y se halla cubierto de arbolado en, al menos, un 20% de su superficie o de matorral en el 50%.
Otros trámites y licencias son necesarios si se modifican las lindes de las fincas, se unen o se dividen.
Es necesario haber presentado el Modelo 904 solicitando ante el Centro de Gestión Catastral y Cooperación Tributaria el cambio de uso con destino a invernaderos.
Por último se debe presentar un Proyecto que contemple todas las limitaciones que ponga la Ordenanza Municipal. Si no hay Ordenanza Municipal de Invernaderos el Ayuntamiento no los pueden permitir.
Despues necesitan la licencia municipal. Si no la tiene hay que denunciar ante el Ayuntamiento y ante Urbanismo, pues si no la paraliza el primero el segundo debe abrir un expediente sancionador. Si la tiene, es necesario que el expediente municipal correspondiente disponga de todos los permisos necesarios de otras administraciones. Si falta algo se puede recurrir la licencia ante Urbanismo y ante los juzgados.
Aunque nadie lo ha planteado todavía, según la reciente Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía también sería necesaría otra licencia para la ocupación y la primera utilización del invernadero, según su artículo 169e.
Como veis, construir un invernadero totalmente legal exige numerosos papeles, vamos, es un coñazo. Y eso sin meternos en el tema de la seguridad en el trabajo, los residuos o el abandono de las instalaciones. Por eso a lo sumo se obtiene alguno de los permisos que he citado cuando se trata de conseguir subvenciones.
Creo que una buena forma de enfrentarse a los invernaderos es denunciarlos, porque hay muchas leyes que las administraciones deben hacer cumplir si se dan por enteradas. Sabemos que de poco sirve una queja aislada cuando hay tantos casos iguales. Necesitamos muchas gotas para colmar el vaso.
Espero que esto le sirva a alguien. En las páginas web de Ecologistas en Acción de Granada, Asociación Launa,contraviesa.info y otras mas podeis encontrar información y varios documentos que he citado.

 

Articulos en Ingles